Familias Numerosas, Soraya Sáenz de Santamaría y Fátima Báñez

 

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría y la ministra de Empleo, Fátima Bañez visitaron el pasado jueves la sede de la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) donde mantuvieron un encuentro con miembros de la junta directiva y madres de familia numerosa. Entre los asistentes -en calidad de miembro de la directiva nacional- se encontraba Cristina Pérez, que a su vez forma parte de la junta directiva de la Asociación de Familias Numerosas de Asturias (AFNA).

La cita se centró en el complemento en la pensión para madres trabajadoras, una reivindicación histórica de nuestro colectivo que entró en vigor a primeros de este año. Hasta la fecha, más de 11.000 mujeres han percibido ya este complemento en la pensión, una forma, tal y como reconoció la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, de “dar las gracias a las familias y reconocer su aportación a nuestro futuro, en concreto el aporte de las madres”.

Encuentro político FEFN

A este respecto, Cristina Pérez, destaca que “esta ley, se mire por donde se mire, es un gran paso. Nunca antes se había reconocido a nuestras madres su gran aportación a la sociedad. Las carreras profesionales de las mujeres han sido históricamente más cortas y sus cotizaciones inferiores debido a sus renuncias en el ámbito profesional en pos de la crianza. Y lo hacen para criar y educar a los trabajadores que en el futuro cuidarán a nuestros mayores y contribuirán a la sostenibilidad del sistema de pensiones. Sin embargo, nosotros apostamos por una mejora de esta ley ya que aún deja fuera del sistema a todas aquellas madres que directamente tuvieron que dejar de trabajar y no pudieron cotizar. Además, no contempla la progresividad del complemento a partir del cuarto hijo.

Por otro lado, el hecho de que sea una discriminación positiva hacia las mujeres, hace que se siga perpetuando la idea de que son las mujeres las que hemos de soportar la conciliación en nuestras espaldas y en nuestras carreras profesionales.

Eso ha sido así de manera casi unánime hasta el día de hoy, por eso las mujeres que se están jubilando hoy merecen este reconocimiento, y no tanto los padres. Pero de cara al futuro, creo que es muy necesario reivindicar la inclusión de los padres en este tipo de medidas.

Primero, porque ya hay casos de familias en las que son ellos, los padres, los que renuncian a su carrera profesional (pocos, pero ya los hay y se jubilarán en 15-20 años).

Segundo, por un tema económico: la capacidad de ahorro se reduce para ambos progenitores y cuando llegas como pareja (o no) a la jubilación, tu capacidad adquisitiva es menor si has tenido que criar hijos.

Y tercero, es necesaria la demanda para cambiar los prejuicios actuales, para inculcar en la sociedad la corresponsabilidad en la crianza de los hijos, para desestigmatizar la idea de que los padres, aquellos que quieran, puedan criar a sus hijos sin ser ridiculizados por ello”.